martes, 5 de enero de 2010

Gaza, bombardeos han dejado el suelo contaminado: población en riesgo.

martes, 5 de enero de 2010
Comunicado de prensa difundido por el NWRC.
17 diciembre 2009.

Los bombardeos israelíes sobre Gaza del 2006 y 2009 han dejado en el suelo fuertes concentraciones de metales tóxicos, que pueden causar en la población leucemia, problemas de fertilidad y graves efectos sobre los neonatos, como malformaciones y patologías de origen genético. Estos metales son en particular tungsteno, mercurio, molibdeno, cadmio y cobalto.

Es el resultado de un estudio realizado por el New Weapons Research Group (Nwrc), un Comité independiente de científicos basados en Italia que estudia el uso de armas no convencionales y sus efectos a mediano plazo sobre los residentes de las áreas contra las cuales son utilizadas estas armas.
El grupo de trabajo del Nwrc examinó cuatro cráteres: dos provocados por los bombardeos de julio de 2006, uno en la ciudad de Beit Hanoun y uno en el campo de refugiados de Jabalia y dos provocados por bombas lanzadas en enero de 2009 en Tufah, suburbio de la ciudad de Gaza. Además ha analizado el polvo residual en el interior de la vaina de una bomba (THS89D112-003 155mm M825E11) de fósforo blanco explotada cerca del hospital de Al Wafa en enero de 2009.

El estudio ha comparado los niveles de concentración de metales extraídos de los cráteres, con los indicados en un informe sobre la presencia de metales en el suelo de Gaza, realizado a través de la toma de muestras de 170 lugares, publicado en 2005.

Los análisis han detectado concentraciones anómalas de estos metales en los cráteres, indicando una contaminación del suelo que, asociado con las precarias condiciones de vida, especialmente en los campamentos de refugiados, expone a la población al riesgo de entrar en contacto con sustancias venenosas, por vía cutánea, respiratoria y a través de los alimentos.

"Nuestro estudio - explica Paola Manduca, que enseña genética en la Universidad de Génova, portavoz del Nwrg- indica una presencia anómala de elementos tóxicos en el terreno. Es preciso intervenir de inmediato para limitar las consecuencias de la contaminación sobre personas, animales y cultivos. Necesitamos estrategias de apoyo para las personas contaminadas. Esperamos - agrega - que las investigaciones realizadas hasta ahora por la comisión Goldstone, pedida por las Naciones Unidas, vayan más allá de los análisis del respeto por los derechos humanos y tomen en consideración los efectos sobre el ambiente provocados por el uso de varios tipos de bombas y los efectos sobre la población con el tiempo. Una rápida recopilación de datos puede ser realizada según modalidades que muchos científicos pueden describir ágilmente y programar".

THS89D es el código de identificación del fabricante e indica que la bomba fue hecha en abril de 1989 por Thiokol Aerospace; 112-003 es un número de serie e indica que se produjeron muchos lotes de estas municiones; 155 milímetros es el calibre; M825E1 es una sigla adoptada por las fuerzas armadas estadounidenses que indica una versión antigua de la actual estándar M825A1 de municiones de fósforo blanco.

EL ESTUDIO
Los cráteres examinados.
Todos los cráteres examinados son de grandes dimensiones y el muestreo ha sido realizado a lo largo de uno de los lados de la pendiente de cada cráter. Todos se encuentran en el norte de la Franja de Gaza, como se puede ver en el mapa.
Las muestras de los cráteres de Beit Hanoun y Jabalia han sido recogidas en agosto de 2006, dos semanas después del final de los ataques del mes de julio. Los de Tufah fueron recogidos el 28 de enero de 2009 y son referentes del bombardeo del 14 de enero.

Los datos recogidos en los cráteres.
Los resultados de los análisis con Icp/Ms (un tipo de espectrometría de masa altamente sensible y capaz de determinar varias sustancias inorgánicas) mostran presencia en cantidades superiores a la media esperable de:

1. Tungsteno y mercurio
En el cráter de Beit Hanoun han sido recogidas cantidades significativas de tungsteno (entre 20 y 42 veces el nivel promedio esperado en el suelo) y una cantidad elevada de mercurio (entre 8 y 16 veces el nivel máximo recogido en el estudio del 2003). Los otros tres cráteres examinados presentaban niveles similares al del promedio del suelo. Ambos elementos, el mercurio y el tungsteno, son raros en la naturaleza y su descubrimiento en uno de los cráteres indica que al dispersarlos en el suelo ha sido la deflagración de la bomba, que ha esparcido los metales en un radio de tamaño desconocido que podría haber producido la contaminación del agua, el suelo y los cultivos.
Ambos, el tungsteno y el mercurio, son metales que tienen graves efectos tóxicos y cancerígenos sobre los seres humanos a concentraciones medio-altas. El mercurio es un agente clasificado como cancerígeno; se absorbe también por vía cutánea y en el embarazo se transfiere de la piel al feto y provoca fetotoxicidad en los animales. El tungsteno y las aleaciones de tungsteno son genotóxicos y fetotóxicos. A concentraciones menos elevadas, el tungsteno es causa de patologías respiratorias y neurológicas.

2. Molibdeno
El molibdeno es un elemento raro en el suelo y ha sido encontrado en altas concentraciones en todos los cráteres examinados, con niveles comprendidos entre 0,1 a 12 partes por millón (ppm), es decir, entre 25 y 3.000 veces el nivel promedio del suelo (0,004 ppm). El molibdeno se utiliza en aleaciones con diferentes metales (simples y múltiples), algunos de los cuales se utilizan como componentes de armas.
El molibdeno es tóxico para los espermatozoides, a niveles elevados produce efectos sobre la espermatogénesis.

3. Cadmio
El cadmio es un elemento presente normalmente en bajas concentraciones en el suelo de Gaza (0,093 ppm según el estudio de 2003). El estudio encontró una gran cantidad de cadmio (hasta 7,3 veces el nivel medio) en uno de los cráteres de Tufah.
El cadmio es un conocido carcinógeno.

4. Cobalto
El cobalto fue encontrado en ambos cráteres de Tufah, en cantidad hasta de 26,2 ppm, cerca de 5 veces superior a la que normalmente está contenida en el suelo (5.1 ppm).
El cobalto puede inhibir la reparación del ADN y causar la ruptura, con efectos mutagénicos.

5. Níquel, manganeso, cobre y zinc
Níquel, manganeso, cobre y zinc han sido encuentrados en uno de los cráteres de Tufah, en cantidades dos veces superior a la media.
Algunos componentes de níquel y manganeso son cancerígenos.

6. Estroncio
El estroncio está presente en cantidades superiores a la media en todos los cráteres examinados, pero su concentración varía en diferentes lugares y no hay datos disponibles de medidas para el territorio de Gaza, por lo cual no es posible establecer con certeza si se trata de una presencia anómala.

Resultados del análisis de la bomba de fósforo blanco THS89D112-003 155 mm M825E1
Estas bombas están compuestas principalmente por sectores alternados de fósforo blanco y aluminio, un metal potencialmente nocivo y fetotóxico, pero emplean también varios otros metales.
Los efectos de los bombardeos de Gaza, por lo tanto, no sólo dependen del fósforo blanco, sino también de otros metales nocivos que permanecen en el suelo, contaminándolo. El grupo de trabajo del Nwrc ha recogido y examinado, por el contenido de metales, el depósito de polvo adherente a la parte interior de una bomba (ver fotos) explotada el 6 de enero de 2009 en las proximidades del hospital de Al Wafa y cuyos restos se recogieron el 28 de enero en el lugar de la explosión. El polvo ha sido raspado con una cuchara de plástico, de los lados y la parte inferior de la bomba.
Los análisis han encontrado en el polvo de la bomba aluminio en grandes cantidades, como se esperaba; pero han sido encontradas grandes concentraciones de molibdeno (125 - 200 veces superior que las del contenido del suelo), tungsteno (más de 41 veces) y mercurio (más de 160 veces). Esto indica que estas bombas, además del fósforo incendiario, también pueden dispersar metales tóxicos y que su uso extendido en el curso de la guerra en Gaza, combinado con la explosión en altitud, a cierta distancia del suelo, puede haber causado la propagación de estos metales sobre el territorio.

Contactos Oficina de prensa Conferencia
info@newweapons.org
www.newweapons.org


Traducción:  Beatriz Esseddin
Comentarios

0 comentarios:

 
Judíos Anti Sionistas en España. Design by Pocket