viernes, 11 de noviembre de 2011

SEGUNDA CARTA ABIERTA DE LA RED SOLIDARIA CONTRA LA OCUPACIÓN DE PALESTINA (RESCOP) A JOSÉ MERCÉ

viernes, 11 de noviembre de 2011

SEGUNDA CARTA ABIERTA DE LA RED SOLIDARIA CONTRA LA OCUPACIÓN DE PALESTINA (RESCOP) A JOSÉ MERCÉ

La RESCOP invita a José Mercé a mantener un encuentro con representantes de la Red y con personas del pueblo palestino

Reitera su petición al cantaor gaditano para que cancele su concierto en Israel

Estimado José Mercé:

Nos dirigimos a usted por segunda vez tras haber leído su respuesta a nuestra petición de que cancele su concierto en Israel, previsto para el próximo 29 de noviembre. En primer lugar, queremos agradecerle su amabilidad al haberse hecho eco de nuestra propuesta y manifestar su postura con respecto a ella en lugar de guardar silencio. Solo a través de la palabra, el debate y la confrontación de ideas se pueden crear mecanismos de transformación social para lograr un mundo más justo, libre e igualitario.

En la citada respuesta ratifica su intención de llevar a cabo la actuación y la enmarca en los actos culturales entre el Estado español e Israel que se llevan a cabo en estas fechas con motivo del vigésimo quinto aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas. Asimismo, señala que su concierto puede ser un mensaje “de paz y solidaridad, radical contra la violencia y la injusticia” y que el flamenco constituye “una posibilidad real de diálogo y coexistencia”.

(Ver respuesta de José Mercé completa en

Reiterando de nuevo el máximo respeto por su obra y por su persona, desde la Red Solidaria contra la Ocupación de Palestina (RESCOP, plataforma que aglutina a 36 de las principales organizaciones de apoyo al pueblo palestino del Estado español) queremos comunicarle que no compartimos los argumentos que expone y, por tanto, le seguimos solicitando que suspenda su recital.

A través de esta misiva le invitamos también a mantener un encuentro con representantes de la RESCOP y con personas palestinas, para poder explicarle de primera mano el porqué de nuestra petición y para que escuche, a través de sus protagonistas, las historias de exilio, opresión y desposeimiento del pueblo palestino.

El masivo intercambio cultural y de espectáculos –también económico- organizado entre Israel y el Estado español para conmemorar el aniversario de las relaciones diplomáticas encubre, precisamente, el más absoluto fracaso de la diplomacia. En lugar de ejercer una acción diplomática contundente y firme para obligar a Israel a cumplir con la legislación internacional y los principios generales de los Derechos Humanos, el Gobierno del Estado español –como muchos otros gobiernos de las autoproclamadas ‘democracias avanzadas’- se presta a colaborar en este ejercicio de hipocresía que oculta el sometimiento del pueblo palestino bajo un velo de falsa normalidad.

El Estado de Israel conoce perfectamente el poder de la cultura y la utiliza para dotarse de esa apariencia de ‘normalidad’. Tras la Masacre de Gaza de 2008 y 2009, en la que el ejército israelí asesinó a más de 1.400 personas, entre ellas más de 400 niñas y niños, el Ministerio de Asuntos Exteriores destinó dos millones de dólares a mejorar la imagen de Israel a través de la cultura y el espectáculo.

“Enviaremos por el mundo a nuestros novelistas y escritores más conocidos”, señaló tras la matanza Arye Mekel, director general de Asuntos Culturales del citado Ministerio, “compañías de teatro, exposiciones… De esta forma mostraremos el rostro más amable de Israel y evitaremos que se nos identifique únicamente en un contexto de guerra” (recogido por The New York Times, 3 de marzo de 2009).

Con respecto a la posibilidad de que su arte pueda suponer “una posibilidad real de diálogo y coexistencia” y la tarea de buscar “una vía de comunicación para resolver el conflicto entre Israel y Palestina”, debemos decirle que el sometimiento del pueblo palestino no es una cuestión de diálogo, coexistencia y comunicación. Lo que sucede en Palestina no es un conflicto entre dos bandos iguales agravado por una falta de entendimiento o por la ausencia de una voluntad de diálogo. Ese es el argumento falaz de la equidistancia.

En Palestina no hay un enfrentamiento entre dos rivales simétricos en su antagonismo. Lo que hay es una parte colonizadora y otra colonizada; una parte opresora y otra oprimida; una parte ocupante y otra ocupada… Por eso, no puede haber paridad moral entre esas dos partes, como no la había en la Sudáfrica del Apartheid1 entre la mayoría negra oprimida y la minoría blanca opresora. A nadie se le ocurrió decirle a la población negra que lo que ocurría en Sudáfrica era producto de la falta de diálogo o comunicación.

Así lo han entendido las millones de personas que en todo el mundo se han sumado a las campañas de Boicot, Desinversiones y Sanciones contra el Estado de Israel (BDS, www.bdsmovement.net) y la Campaña Palestina para el Boicot Académico y Cultural a Israel (Pacbi, www.pacbi.org). Estas campañas cuentan con el apoyo de miles de israelíes que están rotundamente en contra del sometimiento del pueblo palestino y que son los primeros que le piden a usted que cancele su concierto en Israel.

Sin otro particular, esperando que reconsidere su postura y reiterándole la propuesta de mantener un encuentro, reciba de nuevo un fuerte abrazo


1 El Tribunal Rusell sobre Palestina, reunido en Sudáfrica este mes de noviembre y en el que han participado, entre otras personas, Stephane Hessel y Martin Pallin, ha dictaminado que el Estado de Israel somete a la población palestina a un régimen de Apartheid según la definición de este concepto que hace Naciones Unidas.
Comentarios

0 comentarios:

 
Judíos Anti Sionistas en España. Design by Pocket